Nuestro Blog


Romerijo se escribe en femenino

Nota de prensa publicada originalmente en el Diario de Cádiz el 9 de Marzo de 2017.

Esta semana se ha conmemorado el día de la mujer, lo que Romerijo viene celebrando desde su inicio. Mientras Pepe Romero, su fundador, centró sus proyectos y su esfuerzo en la exportación del marisco cocido a todo el territorio nacional, su esposa Lolita se ilusionó con una idea más sencilla y atrevida, como fue la venta del marisco cocido en un pequeño local. Con el paso del tiempo, ironías del destino, la idea que surgió de manera tan caprichosa creció de tal forma, que dio lugar a lo que hoy todos conocemos como Romerijo.

¡Quién iba a decir a aquella mujer ilusionada, que aquella idea que desarrolló en un pequeño local de la plaza de abastos de El Puerto, traspasaría tantas fronteras! ¿Qué vecino de El Puerto, estando fuera de su tierra, no ha oído decir “¡hombre del puerto, Romerijo!”?

Su historia no podría contarse hoy sin mencionar la aportación de todas aquellas mujeres que trabajaron con tanto cariño y primor, el empaquetado del marisco en aquellas cajitas de madera, que tanta atención les exigía.

Con la evolución de los tiempos, la mujer en Romerijo ha ganado presencia ocupándose además, de otras tareas como son todas las relacionadas con la hostelería, la administración,etc…

No podemos cerrar este artículo sin mencionar a “La Guachi”, como se conoció popularmente a Catalina Santos, que allá por los años cuarenta y cincuenta, vendía por las calles de El Puerto el marisco cocido en un canasto, acompañada siempre de una pegadiza cancioncilla a modo de pregón. El cariño y simpatía que siempre tuvieron, hizo que Romerijo pusiera su nombre a su primera cervecería en 1975.

Pero no se acaba aquí, el género femenino sigue teniendo presencia, ¿habrá algo que nos guste más, que comernos una buena hembra?, ¡no pensemos mal!, hablamos de la quisquilla, la cigala, la galera, la nécora, etc… ya ser posible, llenas de oral, pues solo ellas contienen ese manjar.

Hoy Romerijo quiere brindar por todas ellas.

mujertrabajadora